Saltar al contenido

El truco de una cama bien hecha

Todos y cada uno de nosotros cuando dormimos fuera de casa por ejemplo en un hotel somos mucho más exquisitos de lo que pensamos, la verdad es que todos tenemos nuestras manías, pero pareciera que en casa extraña se magnificaran de una manera asombrosa. La verdad es que la limpieza y el orden siempre van de la mano y es curioso, pero hay quien en su propia casa no es tan exigente como por ejemplo en un hotel, con eso de ¡cómo lo pago! Pensamos que todo debe estar impoluto y en la mayoría de los casos nos encargamos personalmente de que así sea. La verdad es que en casa hay quien hace la cama así sin más al estilo francés estirando las sábanas junto con la manta, en realidad hay muchas formas de hacer la cama y cada uno tenemos la nuestra, a mucha gente le gusta en especial la forma en la que las hacen en los hoteles ya que te encuentras con una cama sin arrugas bien estiradita y mullidita, en la que da pena siquiera sentarse, la verdad es que en muchos hoteles pareciera que le dedican mucho tiempo y la verdad es que una cama bien hecha dispone de él y quien diga lo contrario miente.

Quienes conocemos la forma de trabajar de las camareras de pisos sabemos de la dureza de su trabajo y que en la mayoría de ocasiones no salen de la habitación hasta que no la han dejado reluciente. La verdad es que a la vista está el gusto que da entrar a una habitación en la que se nota que han puesto todo su ímpetu, en la que han limpiado de verdad y en la que por más que mires no ves una mota de polvo. Por supuesto cada hotel se encarga de que a las camareras no les falte de nada, mejor dicho, la gobernanta que es la encargada de que las tareas se hagan a rajatabla, quien estipula el tiempo de trabajo y quien da el cuadrante de trabajo a sus compañeras. Así mismo es la encargada de solicitar las sabanas para hoteles precios a fin de conseguir una buena calidad a unos precios más que buenos, asegurándose así que de esta manera las camas van a quedar como de verdad le gusta a los clientes que los visitan cada día.