Saltar al contenido

Conoce al travieso Elegguá

El travieso Elegguá es el encargado de abrir los caminos religiosos a los nuevos creyentes. Asimismo, es conocido como el dueño de los caminos, la prosperidad, felicidad o desgracia de sus creyentes.

Su nombre significa el mensajero príncipe, los roles que este personaje representa, lo convierten en un espíritu de cuidado. Por todo ello, a continuación, te traemos información que te puede interesar.

Conoce al travieso Elegguá

Debe su nombre a que generalmente esta personificado con un niño travieso, sin embargo, podemos decir que su poderío lo puede hacer una deidad imparable y de cuidado.

La historia del travieso Elegguá tiene su origen entre las deidades más importantes de la religión yoruba como lo son Obbatalá y Yemmú, lo que lo lleva al estatus de los primeros guerreros. Además, sus privilegios los ha ganado por salvar de grandes peligros a Obbatalá, Orula, Shangó.

Es el custodio de los hogares, por lo que mayormente se encuentra detrás de las puertas, sin embargo, los lugares donde puede sentirse con mayor poder son las encrucijadas o cuatro esquinas.

El objeto que lo representa es el garabato, el cual es una especie de palo u objeto sagrado con el que se dice abre o cierra los caminos de la vida de sus creyentes. Por otro lado, están las llaves del destino, lo que lo hace el portador de dualidad suerte versus infortunio. Los colores que lo identifican son el rojo y el negro.

Cuando se va a realizar un altar en su nombre, se colocan ofrendas como pollos, gallos, chivos, caramelos, miel, café y el ron, por mencionar algunos. Su número es el tres y se venera los primeros días de cada mes, el primer día de la semana. Su día de celebración es el 6 de enero y el 13 de julio.

¿Cómo realizar una ofrenda a Elegguá?

A el travieso Elegguá, se le hacen ofrecimientos durante dos días, se le coloca agua, se le reza, se pide permiso para hablar con él y consiguientemente se le hace la petición debida.

De esta manera, le son entregadas las ofrendas, en caso de colocársele frutas se limpia primero, pero si es una ofrenda de algún animal la limpieza se hace posteriormente.

Cuando se hacen sus celebraciones estas deben estar llenas de niños, piñatas y dulces, semejando una fiesta infantil, donde impere la inocencia típica de los futuros adultos.

El travieso Elegguá es una deidad poderosa que también suele asociarse con Papa Legba, sin embargo, este primero es más vivaracho que Legba.

Para conocer más del tema siempre puedes consultar el Testimonio de Paula sobre Alicia Collado y el Vudú Candomblé.