Saltar al contenido

UNA BREVE RESEÑA HISTÓRICA SOBRE LA IMPORTANCIA DEL AUXILIAR DE ENFERMERIA.

Según la mitología griega, Zeus, padre de todos los dioses, encargó a Hécate, diosa de la Tierra, el cuidado de las madres de los niños. ¿Por qué fue una mujer la primera enfermera? Indudablemente, el instinto materno que toda mujer lleva dentro hace de ella una buena enfermera. De otra parte, desde pequeña, se la educa con esa orientación; se le entrega muñecas, para que juegue y se entretenga con ellas, para que las cuide “en la salud y en la enfermedad” como si estuvieran vivas.

Esto no quiere decir que los hombres no puedan ser buenos enfermeros. De hecho, a lo largo de toda la historia ha habido enfermeros varones, aunque no muchos. En tiempos de Hipócrates, el cuidado de los enfermos era confiado siempre a sus madres y esposas. Pero el mismo autor del célebre juramento recomendaba que los estudiantes de medicina, varones evidentemente, permaneciesen en la habitación del paciente en caso de enfermedad grave. Para los romanos, no debía existir una diferenciación pronunciada de las funciones respectivas de un médico y un auxiliar de enfermería.

Es por ello que existe una gran semejanza entre lo que entonces realizaban los médicos y lo que las enfermeras realizan hoy. La profesión de enfermera, en cuanto tal, no se desarrolló hasta que nacieron los hospitales. En estos centros se necesitaba a alguien que atendiera a los pacientes todo el tiempo y las enfermeras respondían perfectamente a ese objetivo. Las primeras enfermeras que trabajaron en hospitales hindúes.

Hoy en día, el cuerpo médico reconoce las óptimas condiciones de las enfermeras, pero admite también la colaboración de enfermeros varones. Estos son de gran utilidad para tratar a pacientes de los pabellones de hombres, por su comprensión de los problemas estrictamente masculinos y por su fuerza física. Auxiliares Enfermeros y enfermeras pasan por los mismos cursos de preparación, incluso los de Auxiliar de Enfermería, y gozan de la misma posición y de las mismas oportunidades de promoción en los hospitales.

Finalmente, el moderno concepto del carácter y preparación de las enfermeras y enfermeros se inspira en la obra de Florence Nightingale, Notas sobre los hospitales y Notas sobre las enfermeras. Nightingale expone sus ideas sobre esta profesión, afirmando que: “La preparación es necesaria para enseñar a la enfermera a ayudar a los pacientes a vivir. Cuidar enfermos en un arte que requiere una preparación organizada, práctica y científica, ya que la enfermera es la servidora experta de la medicina, de la cirugía y de la higiene… La preparación ha de hacer al auxiliar de enfermería no servil, sino fiel seguidora de las órdenes de las autoridades médicas. Y esta verdadera fidelidad no puede existir sin un sentido de independencia y responsabilidad, que por sí solo asegura la verdadera integridad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *