Saltar al contenido

Factores de riesgo y complicaciones de Hiperplasia prostática benigna

La Hiperplasia prostática benigna, igualmente conocida como agrandamiento de la glándula prostática, es una afección frecuente a medida que los hombres van envejeciendo. Esta enfermedad puede provocar síntomas urinarios molestos, como el bloqueo del flujo urinario.

Por esta razón, a continuación, te presentamos factores de riesgo y complicaciones de Hiperplasia prostática benigna, para que conozcas estos grandes peligros.

Factores de riesgo de Hiperplasia prostática benigna

  • Envejecimiento: Es poco frecuente que cause signos y síntomas en hombres menores de 40 años. Aproximadamente un tercio de los hombres experimentan síntomas de moderados a intensos a los 60 años, y la mitad lo hacen a los 80 años.
  • Antecedentes familiares: Tener un pariente consanguíneo, con incidentes de próstata significa que es más probable que tengas muchos problemas.
  • Diabetes y enfermedad cardíaca: Los estudios muestran que la diabetes, así como la enfermedad cardíaca y el uso de betabloqueantes, podrían agrandar el riesgo de agrandamiento de la glándula prostática.
  • Estilo de vida: La obesidad aumenta el peligro de esta enfermedad, mientras que el realizar ejercicio puede reducirlo.

Complicaciones

  • Incapacidad repentina para orinar: Es posible que necesites que te pongan un tubo en la vejiga para drenar la orina. Algunos hombres con esto requieren una cirugía para aliviar la retención urinaria.
  • Infecciones urinarias: La incapacidad para vaciar la vejiga puede aumentar el riesgo de infección en las vías de la orina. Si las infecciones en las vías urinarias se muestran con frecuencia, puede ser que necesites cirugía para extraer parte de la próstata.
  • Cálculos en la vejiga: Los cálculos en la vejiga pueden provocar infección, irritación de la vejiga, sangre en la orina y obstrucción del flujo de orina.
  • Daño en la vejiga. Si la vejiga no se ha vaciado por completo, esto puede realizar que se estire y se debilite con el tiempo. Como consecuencia, la pared muscular de la vejiga ya no se contrae como debe ser, y esto hace que sea más difícil vaciar completamente la vejiga.
  • Daño renal: La presión en la vejiga debido a la retención urinaria puede dañar los riñones o permitir que las infecciones en la vejiga lleguen a los riñones.

Para finalizar, te recomendamos que tengas en cuenta el prestarle mucha atención a la próstata, ya que puedes desarrollar enfermedades como Hiperplasia prostática benigna, y esta enfermedad es muy difícil de quitar, por eso debes prevenirte.

Si te ha sido de utilidad esto, puedes decirnos tu opinión en los comentarios.