Saltar al contenido

Babesiosis: síntomas y causas

Los humanos estamos siempre expuestos a cualquier agente contaminante que puede perjudicar nuestra salud, y muchas veces viene desde nuestro hogar.

¿Sabías que las garrapatas de tus mascotas también pueden ser nocivas para ti? Nos pueden generar enfermedades parasitarias como el lyme y la babesiosis. Entérate un poco más sobre esta última patología y protégete.

¿Qué es la Babesiosis?

La Babesiosis es una enfermedad causada por los parásitos babesios, conocidos como protozoos, que generalmente afectan a nuestras mascotas, en especial a los perros.

Los protozoos son bastantes comunes y desde años transmiten bacterias que han originado enfermedades infecciosas tanto en animales, como en humanos.

Su propagación es a través de un factor específico, que en este caso se trata de las garrapatas comunes, las mismas que fastidian a nuestros perritos.

Estas bacterias funcionan como agentes propagadoras de enfermedades infecciosas. De hecho, ellas contagian la enfermedad de Lyme.

Síntomas

En muchas ocasiones los doctores suelen confundirse en diagnósticos de pacientes con Babesiosis o malaria, debido a que son muy parecidas y se presentan con los mismos síntomas.

Apatía, vómito, diarrea, anemia, fiebre, trastornos depresivos, dificultades para respirar o náuseas son algunos de los síntomas más comunes en pacientes tratados.

Debes tomar en cuenta que esta enfermedad también puede ser asintomática, es decir, que puedes estar infectado y no sentir ninguno de los síntomas o pueden ser muy leves.

Causas

Como te mencionamos anteriormente, la propagación de la babesiosis depende de un vector ya contaminado, en este caso, se trata de las garrapatas infectadas, que puede transmitirse a los humanos mediante una picadura.

Las personas más propensas a contraer esta patología son aquellas que convivan con perros y gatos.

Es fácil de diagnosticar, puesto a que, si fuiste mordido por una garrapata y comenzaste a sentir los síntomas significa que estaba infectada. Ésta se descubre mediante pruebas de sangre.

El proceso de sanación dependerá de la edad del paciente. Los neonatos y ancianos son los más propensos al agravamiento de su salud en caso de resultar infectados, al igual que las personas con patologías crónicas.

Al igual que el Lyme, tiene un tratamiento para combatirlo, con el cual, por lo general, se suministra azitromicina y se realizan transfusiones de sangre para cambiar los glóbulos rojos infectados por unos nuevos. Pero ten presente que, si sientes malestar, lo recomendable es que asistas al médico.

Para evitar su contagio, baña a tu cachorro constantemente con champú bactericida, al igual que los lados donde suele estar. En caso de que presente malestar, llevarlo al veterinario.