Saltar al contenido

Rótulos publicitarios y un poco de historia

Este modelo publicitario nace en la edad antigua, aunque parezca increíble es muy probable que sus inicios radique en el antiguo Egipto, los comerciantes así evitaban repetir oralmente aquello que deseaban dar a conocer a los que en sus ciudades habitaban.

El mensaje se daba a conocer a los interesados y al ir evolucionan con el cambiar de las eras, estas fueron corriendo por el mundo hasta lograr abarcar cada rincón en la tierra, para ahora formar parte, como herramienta publicitaria en cualquier negocio.

Más adelante los griegos implementaron sus famosos axones, donde el rey Solón enviaba anuncios a todo el reino. Aquí se ve por primera vez estos postes publicitarios hechos en madera. Los romanos siguieron en la línea para su uso.

Dentro de las ciudades romanas se formaron 3 modelos de rótulos dependiendo de la función. Uno era colocado solo colocado en plazas llamado alba, el libelli eran para anuncios oficiales, los mosaicos o carteles que se encontraban ubicados en comercios o casas sin ningún problema, y por ultimo aquellos que eran escritos en piedra.

El uso de carteles siempre ha formado parte de la historia antes y después de la era tecnológica. Si damos un vistazo al pasado nos damos cuenta como siempre han existidos con el fin de comunicar y promocionar algo.

Este es el caso de los primeros juegos olímpicos en el mundo realizados en las ruinas de Pompeya. Toda la publicidad fue hecha en base a murales, carteles alegóricos por toda la ciudad anunciando este evento que estaba por comenzar.

Según fuera la época, esta representaba un cambio notorio para el uso de rótulos. En el siglo XVIII se le dieron tres usos claves, los oficiales con información enviada a todos los pobladores, los que tenían que ver solo con política o religión. Y por último aquellos que no eran más que avisos de fiestas y reuniones sociales en la ciudad.

Su calidad en comparación a los que hoy conocemos era sumamente inferior, las impresiones en papiros no era la mejor exceptuando a aquellos que tuviesen que ver con anuncios oficiales. Ya en el siglo XIX se comienzan a dar cambios en la estructura empleada para los rótulos, fue como preparar al mundo para el nacimiento tecnológico.

Tan solo en el siglo XX las posibilidades aumentan con el nacimiento de la energía eléctrica, aunque ya pierde cierto nivel importancia los carteles artísticos, este se coloca a un lado para dar la bienvenida a la tecnología, que promete revolucionar los estatutos publicitarios con la aparición de los rótulos luminosos.

No cabe duda que es la herramienta publicitaria más antigua en la historia del hombre, quizás sea por esto, que ha podido adaptarse con el cambio de las eras, formando parte relevante de los avances sociales y tecnológicos sin quedarse detrás de la historia.