Saltar al contenido

No mas recaídas de la ansiedad

 No parece algo común, pero en realidad si es muy normal preocuparnos porque la ansiedad vuelva luego de haberla superado a través de métodos y terapias, lo que genera que no estemos curados al cien por cien y sentir el ambiente de ansiedad que alguna vez tuvimos, únicamente por el miedo de que vuelva totalmente, es decir, nosotros mismos regresamos y establecemos la sensación.

Dile adiós a las recaídas por ansiedad

 

ansiedad

Luego de haber superado al cien por ciento los ataques de ansiedad, solo tenemos que controlas las recaídas que esto genera, debido que consecuentemente aparecerán y dudamos en si va a volver como antes, o solo es un aviso. En este caso, debemos saber que las recaídas irán apareciendo hasta que ya finalmente lo hemos visto superado.

Lo primero para evitar estos ataques de ansiedad es conocerse: no todo el mundo tiene los mismos motivos, y tampoco las mismas soluciones para equilibrar estos molestos momentos. Y es que conociéndose podemos superar las crisis de pánico, que duran mucho menos aplicando las técnicas normales con las que superamos la ansiedad.

Técnicas para prevenir

buena-autoestima

En tal caso, hay diversas técnicas que son comunes para todos, una de ellas es reconocer el estrés alto. El estrés se transforma rápidamente en ansiedad, por lo que conociéndonos podemos saber en qué punto el estrés está cerca de transformase, y los síntomas que, en algunos varían, como dolores de cabeza o temblores.

Luego de analizar en el punto de estrés máximo cuales son estos síntomas que nos aquejan a cada uno debemos anotarlos, en esta lista ya tenemos cuales son las señales que nos indican que el estrés está a punto de convertirse en ansiedad, y podemos trabajar ya en reducirla desde cero.

Conociendo las señales del cuerpo tenemos gran ventaja, porque podemos asumir la ansiedad dando respuesta a preguntas que nos aquejan, como que sentimientos estoy escondiendo, por qué he descuidado mi cuerpo o que cosas negativas todavía sigo, y tratar de alguna forma de darle solución, por ejemplo, ejercitándonos.

El ejercicio ayuda a la presión y tensión del cuerpo, no solo es cuestión física, sino también mental y emocional, una de las mejores formas de evitar las recaídas de ansiedad es mantener una rutina de ejercicio, bajar de peso en tal caso de necesitarlo, para generar placer, así como una actividad que disfrutemos hacer en tal caso de no sentirnos cómodos con el ejercicio: la cuestión está en disfrutar.

Otra de las soluciones a este tipo de recaídas es hablar, discutir y despejarnos. Normalmente quienes tienen recaídas frecuentemente son personas introvertidas y que no hablan de sus problemas muy abiertamente, cuando hay que hacer prácticamente lo contrario: buscar alguien que tenga nuestra confianza, hacer una especie de terapia y platicar lo que sentimos, no por buscar una solución, sino por transmitir esos sentimientos.

Luego de ejercitar la mente con estos puntos, nos daremos cuenta que la ansiedad no pasa de donde le permitimos, de alguna forma, afectarnos. El miedo que nos genera la ansiedad nos quita voluntad para conocernos, y es precisamente el punto de ataque para superarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *