Saltar al contenido

Tres personajes, y una historia en donde no gana el bueno

Los hermanos Coen, son cineasta quien a través de sus filmes han ganado una serie de reconocimientos dentro de esta industria, gracias la destreza de ambos al combinar géneros cinematográficos y hacer de ellos un éxito. Destacando un largometraje que en el 2007 fue reconocida con el premio a la mejor película.

Tres protagonistas, una historia y la capacidad de hacer que las palabras sobren

Los largometrajes se considera una herramienta imprescindible para el arte, ya que a través las perspectivas de los directores, los personajes interpretados por actores de renombre, y el diseño de un buen guion, nos entregan una obra maestra digna de mención y reconocimientos futuros.

Desde la narración de eventos culminantes de la historia, un elemento imprescindible para superar las barreras del idioma, y complemento para la interacción social en cada individuo que presencia la película. Demuestran que un largometraje puede servir como algo más que un medio de entretenimiento.

Y esto se logra a través de directores como Ethan y Joel Coen, quienes han logrado captar la atención del público a través de sus largometrajes, conocidos por tener la destreza para unificar géneros como el drama y el Thriller, dando como resultado la creación de películas hoy en día, son muy reconocidas.

Y tal es el caso, que en mayo del 2007 captaron el interés del público con el largometraje No Country for Old Men, la cual relata los sucesos de un hombre quien encuentra una gran suma de dinero, y las consecuencias posteriores de tomar dicha fortuna, entrelazando los sucesos con otros dos personajes.

Un largometraje que fue nominado el 2007 a mejor film, y llevándose tres premios adicionales No Country for Old Men, nos muestra la perspectiva de estos directores y resalta la capacidad de explicar lo que puede desencadenar una simple acción, sin la necesidad de haber diálogos en el transcurso de los sucesos.

Adentrándonos en su historia, No Country for Old Men, muestra los cambios de Llewelyn Moss un buen hombre quien ve sus buenos valores opacados por la avaricia, y poco a poco los errores cometidos lo lleva a que su vida se vea terminada en las manos del psicópata Anton Chigurh.

Cada escena transcurrida en el largometraje esta detallada minuciosamente, permitiendo que incluso un silencio de sus actores lleve indicios al espectador de que suceder algo inesperado. Este film también resalta el hecho de que no todo film exitoso finalice con la caída de un villano.